¿Qué comen en Bélgica?

La entrada de hoy está dedicada a la gastronomía belga, por lo que adicional a saber lo que comen los habitantes de este hermoso país, se descubrirán las características de sus platos más emblemáticos.

¿Qué comen?

Patatas fritas y cerveza, esa podría ser la respuesta que muchos den ante esta pregunta; si bien no están lejos de la realidad pues a los belgas les encanta, lo cierto es que la gastronomía de Belgica se compone de gran cantidad de interesantes platos típicos en los que los mariscos suelen robarse el mayor protagonismo.

que comen en belgica

Comidas tradicionales

  • Mejillones con patatas: la comida salda tradicional, mejor conocida como Mosselen met frieten, consiste en un preparado de mejillones y vegetales cocidos al vapor que se acompaña con patatas fritas.
  • Hutsepot: este icono de la gastronomía belga, es elaborado con patatas, zanahorias, cebollas y puerros estofados a fuego muy lento; algunas variantes incluyen costillas, tocino, salchichas y coles de Bruselas.
  • Croquetas quisquillas: esta receta es bastante común en las cocinas nacionales, su preparación incluye mejillones, leche, huevo y especias, el resultado se sirve con perejil frito y limón.
  • Waterzooï: considerado el plato nacional, se basa en la combinación de distintas clases de pescados extraídos del Mar del Norte; en una auténtica fusión de sabores, se mezclan en una cacerola mejillones, merlán, bacalao y pescadilla – entre muchos otros – aromatizándoles con diversas hierbas y nata.
  • Ninguna de estas tres comidas es lo suficientemente buena si no va acompañada de una buena bebida, por lo que la gran mayoría, suele combinarlas con una cerveza bien fría, haciendo énfasis en que Bélgica sobresale por su extensa y exquisita producción.

Postres:

Indiscutiblemente el chocolate es uno de los ingredientes principales de todo postre en Bélgica, lo que no es de refutar considerando que el país tiene la fama de fabricar extraordinarias recetas con este sencillo alimento. Entre tantas alternativas para elegir, son dos las que llevan las de ganar: los bombones y los gofres.

Los primeros son icono gastronómicos del país, gozando del sello de calidad del Estado belga; inventados en 1912 por Jean Neuhaus junior – mismo al que se le atribuye el invento de la caja que garantiza su óptima conservación – son fabricados con el 100% de grasa vegetal con variedad de sabores e ingredientes adicionales.

Los segundos, representan otro de los postres autóctonos de Bélgica, su singular forma rectangular con profundas muescas es estrella en la mesa de los desayunos belgas complaciendo el paladar de quienes lo comen acompañado de azúcar o nata; aunque siendo justos, la menor manera de comer gofres, es cubierto de chocolate.

Curiosidades

Para los belgas es imposible evocar los sabores de su cocina sin pensar primero en las patatas fritas, el chocolate o la cerveza, tanto así que cualquiera que los visite tendrá la posibilidad de hacer asombrosos descubrimientos en base a estos tres alimentos clave.

La afición por el chocolate es tanta, que en el centro de Bruselas y Brujas es sencillo encontrar en cada rincón sabores que van desde los clásicos, hasta los más originales; de hecho existe incluso el Museo del Cacao y Chocolate, donde aprender de su historia y elaboración, mientras que en Choco-Story se disfruta de la exposición que presenta su evolución hasta la actualidad, terminando el recorrido con la más deliciosa degustación.