¿Qué come el hámster?

Los hámsteres se han convertido en animales domesticables, es por esto que se consideran animales habituales en el hogar, en especial, cuando hay niños. La razón de ello es simple, son fáciles de cuidar y no demandan demasiado espacio; aunque sus cuidados y necesidades son bastante sencillas, es importante cuidar lo que deben o no comer; descúbrase a continuación.

¿Qué comen?

En la naturaleza, estos animales basan su dieta en distintos alimentos, principalmente, semillas, plantas, granos e insectos, de ahí que en cautiverio es recomendable asemejarle al máximo lo que se le ofrece para comer a fin de mantener óptima su salud. La clave radica en la variedad, mientras más alimentos distintos se les proporcione al día, más enriquecido será su menú, teniendo así la cantidad de nutrientes esenciales para un desarrollo equilibrado.

Qué comen los hámster

¿Cuánto debe comer?

Es indispensable que cuenten con agua y comida durante todo el día – exceptuando los casos en los que el animal tenga sobrepeso – las cantidades no serán problema, pues son capaces de administrarse y seleccionar instintivamente, los alimentos necesarios para nutrirse de manera adecuada.

Si bien la forma más sencilla de alimentar a un hámster es con alimento comercial, esta no es la única alternativa. Estas pequeñas mascotas disfrutan de comer:

·         Semillas y cereales

Son necesarios en su dieta por aportarles los hidratos de carbono que le permiten mantener su salud al aportarles gran cantidad de fibra; en este grupo se incluyen las de calabaza, cebada, avena, arroz y trigo.

·         Vegetales

Pese a ser recomendables de incluir, su suministro debe ser moderado, por existir algunos que no toleran; entre las opciones figuran el pepino, albahaca, hinojo, berro, espinaca, calabaza, lenteja, guisantes y garbanzos.

·         Frutas

Solo como complemento, ya que el exceso de azúcar tiende a ocasionarles diabetes, las aconsejables son: peras, manzanas, plátanos, ciruelas, melocotones, albaricoques, higo, arándanos, frambuesa, melón, fresa, plátano y mora.

·         Proteína

Su calidad omnívora hace que el hámster necesite un aporte proteínico a través de: gusanos de la harina, pollo, carne magra, pavo, bacalao, grillos,  saltamontes o yogurt.

En contraparte, no pueden comer chocolate, golosinas, mermeladas, tampoco patatas, sandía, berenjena, aguacate, tomate crudo, perejil, cítricos, especias o semillas de manzana, uva o almendras.

¿Dónde viven?

Aunque su popularidad tiene más despunte en Estados Unidos y Europa, los hámsteres pueden vivir casi en cualquier parte del mundo; de hecho, tras después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtieron en animales frecuentes en los muchos hogares.

Donde encontrarlos, puede estar sujeto a las distintas especia – en total se conocen 19 – de las cuales es el sirio uno de los ejemplares preferidos por su peculiar aspecto similar a un oso de peluche en miniatura y su atractiva tonalidad dorada. No obstante, existen especies adicionales que gozan de gran aceptación; para muestra el Hámster Roborovski, el de campo europeo o el chino.

Curiosidades

Aunque existen diferencias entre las variedades de razas, los hámsteres son animales que suelen tener un período de vida muy breve, para muestra las especies enanas, cuya longevidad no sobrepasa los dos años.

De querer tener dos, es conveniente disponerlos en jaulas separadas, debido a que son bastantes agresivos entre sí, sobre todo si pertenecen a distintas razas.